+

Psicología Centro: Vélez Málaga.

Psicólogos y Psiquiatras.

Psicología Infantil

Psicología para los primeros años de desarrollo y la edad escolar.

 

 

Psicología Adultos

Intervención psicológica en problemas emocionales, cognitivos y de conducta.

 

 

Terapia de Parejas

Resolución de conflictos, crisis maritales, dificultades sexuales, etc.

 

Neuro-psicología

Rehabilitación de capacidades cognitivas, emocionales y comportamentales. 

Servicio de Psiquiatría

Enfoque médico de los trastornos y alteraciones mentales.

 

 

Centro Sanitario Autorizado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. NICA: 41704

Psicología Centro

Bienvenidos:

Esta es la página web oficial del Centro Integral de Salud Mental "Psicología Centro" (Vélez-Málaga).

Nuestra sede principal está situada en Vélez-Málaga, con un fácil acceso desde Torre del Mar, Nerja y otros pueblos de la Axarquía.

Aquí le ofreceremos información sobre la labor llevada a cabo por nuestro equipo de Psicólogos y Psiquiatras en nuestro centro.

La Salud Mental está cobrando progresivamente en las últimas décadas una mayor relevancia en nuestra sociedad, estableciéndose como uno de los pilares fundamentales que determinan el bienestar de las personas y su calidad de vida. Es un campo de la salud que es preciso cuidar desde las primeras etapas de la vida hasta la senectud, requiriendo de atención desde los ámbitos de la Psicología y/o la Medicina en función de las particularidades de cada caso. Por este motivo, desde nuestro Centro de Psicología y Psiquiatría en Vélez Málaga, queremos dar una cobertura plena y de calidad a estas necesidades.

En esta web, además de la presentación de nuestra labor, queremos ofrecerles un punto de información sobre aspectos relacionados con la Psicología y la Psiquiatría; para ello puede acudir a nuestra sección "Información", donde periódicamente publicaremos artículos y contenidos de su interés.

Esperamos que esta web sea de su utilidad e interés.

 

 

Psicología del pensamiento Pensamiento Saludables

Último artículo publicado

PENSAMIENTOS SALUDABLES

 

Cuando nos preguntamos por los motivos que pueden causar depresión o una bajada del estado de ánimo, automáticamente pensamos en sucesos negativos, como la ruptura de una relación, un despido laboral, la muerte de un ser querido, un problema de salud… Sin duda es cierto que estas situaciones pueden afectar de manera importante a nuestro estado de ánimo, sin embargo seguro que todos conocemos a alguien que, aun habiendo pasado por estas situaciones, ha sido capaz de continuar con su vida normal y su ánimo no ha disminuido hasta el punto de afectar su vida cotidiana.

 

Cuando hablamos de estas personas nos solemos referir a ellas como “personas fuertes” o, en términos psicológicos, resilientes. Esta cualidad, por suerte para todos, no es algo innato, sino algo que se puede entrenar y desarrollar.

 

Una de las características principales de estas personas es un estilo de “pensamiento saludable”, pero ¿en qué consiste ese tipo de pensamiento?

 

En 1975, el psicólogo estadounidense Martin Seligman, realizó experimentos en los que sometía a animales a choques eléctricos de los que no podían escapar y no tenían la posibilidad de controlar de ningún modo. Ante esta situación se observó que los animales desarrollaban conductas y cambios neuroquímicos semejantes a los de los deprimidos. Llamó a este fenómeno indefensión aprendida.

 

Posteriormente trasladó estas conclusiones a la conducta humana y postuló que el hecho de que una persona perciba la situación como incontrolable, es causa suficiente para desencadenar una reacción depresiva.

 

Para solucionar algunos problemas que presentaba esta primera teoría, fue reformulada en 1978, añadiendo un factor de vulnerabilidad que predisponía a la depresión: una tendencia a atribuir los sucesos negativos e incontrolables a causas internasestables y globales.

 

 

Analicemos detenidamente cada una de estas dimensiones:

Al hablar de causas internas, nos estamos refiriendo a cuando el motivo del suceso está dentro de nosotros, por ejemplo, supongamos que hacemos un examen y la calificación obtenida es muy baja; podemos atribuir este suceso a una causa interna (no he estudiado lo suficiente, soy poco inteligente, no dormí bien la noche anterior al examen y estaba cansado, etc.) o a una causa externa (el profesor me tiene manía, el examen era muy complicado, etc.).

 

El factor “estable” hace referencia a si la causa que atribuimos al suceso negativo se mantiene en el tiempo o no, es decir, ante una situación desagradable como pueda ser un robo en nuestra vivienda, podemos atribuirlo a un factor estable como “vivimos en un mundo muy inseguro” o bien a una situación inestable como “anoche olvidé cerrar todas las ventanas”. En este último caso es una situación que no ocurre siempre, sino algo circunstancial e inestable, que no tiene que darse siempre, es más, en este caso incluso podemos hacer algo para prevenirla.

 

Por último, cuando hablamos de causas globales, o por el contrario, específicas, nos estamos refiriendo a si la causa se da en todas las circunstancias o sólo en algunas. Pongamos un ejemplo: ante la situación de perder la cartera podemos atribuirlo a un factor global como por ejemplo “soy un desastre y me lo dejo todo por ahí tirado” o a un factor específico, como “cuando voy a comer a un restaurante tengo la costumbre de dejar la cartera encima de la mesa y me expongo a olvidarla”. Como vemos, la segunda explicación se circunscribe a los momentos en los que comemos en un restaurante y no a todas las situaciones posibles.

 

Cuando, como decíamos más arriba, comentamos que las explicaciones a los sucesos negativos que predisponen a la depresión son internas, estables y globales, no queremos decir en absoluto que lo adecuado sea hacer la atribución opuesta en todos los casos.

Imaginemos un estudiante que siempre atribuye sus suspensos a causas externa (el

profesor me tiene manía), nunca pondrá de su parte para mejorar esa situación. Nos referimos por tanto a una tendencia general a hacer ese tipo de atribuciones incluyendo los tres factores simultáneamente.

 

Indudablemente no es tarea fácil cambiar el modo habitual en el que pensamos y explicamos el mundo que nos rodea, ya que nos ha acompañado, en la mayoría de los casos, a lo largo de muchos años. Sin embargo, podemos crear pensamientos alternativos e irlos haciendo nuestros poco a poco. Un primer paso podría ser analizar las explicaciones que damos a las situaciones que nos ocurren. Por ejemplo: llega el día que tenías una fiesta con tus amigos y amaneces con un fuerte dolor de garganta. En este caso podemos caer en pensar “Me duele precisamente hoy la garganta porque tengo muy mala suerte”. Analicemos esta explicación:

  • ¿Quién tiene la mala suerte?: Yo (Interna).
  • ¿Tengo mala suerte hoy o habitualmente?: Según esa afirmación, habitualmente (Estable).
  • ¿Tengo mala suerte cuando quedo con mis amigos o en todas las situaciones?: Pues parece ser que en todas las situaciones (Global).

Parece pues que este es un pensamiento peligroso, por lo tanto ¡Alerta!

Una explicación alternativa podría ser: “Anoche hizo mucho frío y por eso me duele hoy la garganta”

  • Hizo frío, no es responsabilidad mía (externa).
  • ¿Hizo frio anoche o cada vez que quedas con tus amigos?: Sólo anoche (Inestable).
  • ¿Hace frío en todas las situaciones?: Está claro que no, con calefacción o una buena manta desaparece ese frío para nosotros.

 

Con este sencillo ejercicio de análisis podemos, en primer lugar, percatarnos de los pensamientos que pueden hacernos daño, y posteriormente, acostumbrarnos a cambiarlos por otros más adaptativos.

Cabe destacar que este no es el único factor que predispone a un estado de ánimo bajo, pero si es uno muy relevante y que tenemos la posibilidad de entrenar y cambiar progresivamente.

 

El mundo no es una realidad inmodificable, es como nosotros lo percibimos, así que si podemos modificar eso ¿por qué no nos acostumbramos a percibir un mundo menos trágico y menos amenazante?

 

 

Juan José Pérez Martín.

Psicólogo Sanitario.

Psicología Centro Vélez-Málaga ©2015

 

Psicología Centro en las Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales para estar al corriente de todas las novedades y la información proporcionada por Psicología Centro.