Mujeres pioneras de la Psicología (Continuación)

Mary Whiton Calkins

Mary Whiton CalkinsCalkins se centró en la psicología del yo (self) y en el estudio de los sueños. Desarrolló una importante técnica para estudiar la memoria, el test de pares asociados, que fue más adelante utilizado por Titchener y Müller, sin dar crédito a Mary Whiton Calkins.

Fue la primera mujer en presidir la Asociació Americana de Psicología (APA).

Es llamativo en la historia de Calkins que la universidad de Harvard jamás le concedió el doctorado, para el que había realizados los méritos exigidos a sus compañeros varones. Este hecho era habitual en la época ya que, como muchas de sus compañeras, no tenían permiso para realizar estudios de doctorado en determinadas universidades más que como “estudiantes especiales”.

Christine Ladd-Frankli

Christine Ladd-FranklinChristine desarrollo una importante teoría de la visión del color, según la cual, la visión es un proceso evolutivo que se desarrolla en 3 etapas: visión acromática, colores azules y amarillos y colores rojos y verdes. El desarrollo de la visión va en orden y por eso hay más personas que tienen problemas para ver los colores rojos y verdes, porque es la última en desarrollarse.

Fue la primera mujer en tener todo listo para doctorarse en la universidad John Hopkins, pero tuvo que esperar al 50 aniversario de la universidad para que le fuese concedido su doctorado oficialmente cuando contaba con la edad de 79 años, 44 años más tarde de haber realizado los méritos para ello.

 

Margaret Washburn

Margaret WashburnLa obra más conocida de Margaret Washburn y, sin duda, su contribución más importante a la psicología fue su libro de texto The Animal Mind: A Textbook of Comparative Psychology (La Mente Animal: Un libro de texto de Psicología Comparada). Esta obra fue considerada en su tiempo como precursora del conductismo que más tarde desarrollaría Watson.

Presidió la APA en 1921 y fue la primera mujer en recibir un doctorado en Psicología.

 

 

 

Un golpe en la mesa.

En esta situación de desigualdad que venimos describiendo a lo largo del presente artículo, no eran pocas las mujeres que se negaba a aceptar esta situación.

En la sociedad en general empezaban a hacerse fuertes los movimientos feministas y sufragistas a los que se adhirieron muchas de la psicólogas pioneras.

movimiento sufragistaLa necesidad de responder a estas desigualdades y a esta exclusión en los ámbitos académicos (entre otros), llevo a muchas mujeres pioneras de la psicología a estudiar de una forma científica, y por ende neutral, las diferencias de género para derrumbar los mitos sobre la inferioridad intelectual y de capacitación de las mujeres.

Se desarrolló de esta manera un “feminismo científico” que vino a cambiar la Psicología para siempre.

La anteriormente citada Mary Whiton Calkins, desarrolló la primera controversia de la Psicología sobre diferencias sexuales en procesos cognitivos. Esta controversia ponía de manifiesto los importantes efectos del ambiente y de la sociedad en las diferencias encontradas entre hombres y mujeres. Sirva como ejemplo este fragmento:

«Ciertamente, un estudio estadístico, si está suficientemente extendido, puede establecer diferencias características entre los intereses de varones o mujeres, y todas las conclusiones del Dr. Jastrow pueden de hecho ser interpretadas de esa forma. Mr. Havelock Ellis, sin embargo, y Dr. Jastrow, quizá, con la expresión «rasgos mentales masculinos y femeninos», pretenden una distinción entre el intelecto per se masculino y femenino. A mi entender se trata de algo fútil e inviable, debido a nuestra total incapacidad para eliminar los efectos del ambiente. Hoy en día las diferencias en la educación y tradición de varones y mujeres comienzan en los meses más tempranos de la infancia y continúan a lo largo de la vida. La mayor parte de las preferencias que han sido encontradas en los dos experimentos, por ejemplo la preferencia de las mujeres por lo que está relacionado con la casa, son obviamente intereses cultivados.» (Calkins, 1896).

A esta perspectiva se fueron sumando progresivamente más psicólogas cansadas de las desigualdades y ofensas sufridas en los ámbitos académicos por sus propios compañeros de profesión.

Estas evidencias científicas no dejaron otra salida que el reconocimiento progresivo de la igualdad entre mujeres y hombres. Sus compañeros científicos se vieron “obligados” a reconocer la inconsistencia de sus argumentos sexistas y a facilitar la inclusión de las mujeres en el ámbito universitario.
Como hemos descrito muy sucintamente, el camino de las mujeres en general, y el de las psicólogas pioneras en particular, fue arduo y lleno de obstáculos. Muchos nombres de mujeres se han perdido para siempre en la historia de la Psicología, y otros nombre aparecen con menor frecuencia que el de los primeros psicólogos o lo hacen esporádicamente en artículos como este que pretenden que no se olviden los verdaderos orígenes de la disciplina científica que es hoy día la Psicología.
Para una visión más detallada se recomienda el artículo de Silvia García Dauder “El olvido de las mujeres pioneras en la Historia de la Psicología” En la revista Historia de la Psicología Vol. 31 (2010).
Más artículos de Psicología

 

Psicólogo Juan José PérezJuan José Pérez Martín
Psicólogo Sanitario

Psicología Centro (Vélez-Málaga)

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

 



2 comentarios en “Mujeres pioneras de la Psicología (Continuación)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *